Galerías

Cosas de la civilización

Cuentan algunos pobladores de El Chaitén que los Jara-Singel estaban amigados con el diablo. La mujer fue muerta de manera violenta en su casa y por eso, el demonio se enojó y comenzó a llover fuego. El volcán despertó y un pueblo desapareció. Agua, tierra fuego y aire vienen de su propio ombligo, cantan Los Piojos.